​​​“Las nuevas líneas de transmisión permitirán una transmisión de 1500 MVA a través de sus 756 km. Debido a su extensa longitud, este proyecto permitirá el desarrollo de nuevos proyectos de orden minero energético en las regiones por las que atraviesa; esto se logra por el aumento de la capacidad de transmisión troncal en el Sistema Interconectado Central que se obtiene una vez entremos en operación. Otro beneficio será el desarrollo a nivel de telecomunicaciones, puesto que en toda la longitud de las líneas se contará cables del tipo OPGW, lo que permitirá contar con una extensa red de fibra óptica que traerá a las regiones calidad, confiabilidad y velocidad para los servicios de voz y datos”.